15 cosas que ver en Dublín 

Dublín es la capital de la república de Irlanda, está ubicada es la costa este del país y en la desembocadura del rio Liffey. Dublín es sinónimo de historia, de calles empedradas, muchos parques y zonas verdes, casas georgianas, pubs con música en directo y como no, mucha cerveza y ambiente.  

Cosas a tener en cuenta antes de viajar: 

  • Moneda: la moneda de Dublín en el EURO. La república de Irlanda sigue perteneciendo a la Unión Europea.
  • Horario: en Dublín hay, como en cualquier otro sitio de Reino Unido, una hora menos que en la península. 
  • Enchufes: son, como en Inglaterra, de tipo G de tres clavijas, por lo que no os olvidéis llevar un adaptador. 
  • Dublín Pass: dedico un post a contaros lo que es la Dublín Pass y todo lo que os entra como visitas con esta tarjeta. 

1. Temple Bar 

El Temple Bar es uno de los barrios más carismáticos y concurridos de la ciudad, una zona de mucho ambiente lleno de los típicos pubs irlandeses, música en directo y mucha, mucha cerveza.  

El pub más famoso de toda la zona es el Temple Bar, un pub en esquina iluminado con luces y en el que a toda horas hay gente alternando. En tu visita a Dublín probablemente vayas en muchas ocasiones a esta zona a tomarte una buena pinta. 

2. Trinity College y Old Library

Situado en el centro de la ciudad, el Trinity College es la universidad más antigua y prestigiosa de Irlanda fundada en 1592 por la Reina Isabel I. Seguramente en tu visita a Dublín entrarás en más de una ocasión a ver la universidad, a ver el campus, tomarte algo en su cafetería e incluso si el tiempo acompaña disfrutar de un picnic en sus amplias zonas verdes.

Uno de los imprescindibles es visitar la biblioteca nacional del Trinity College; el Old Library. Cuenta con más de 4 millones de libros, entre ellos el famoso y antiguo Libro de Kells, joya del cristianismo celta y datado del año 800. Esta espectacular biblioteca suele tener colas bastante largas para entrar por lo que os recomiendo que reservéis la entrada con antelación (es de las únicas atracciones que no entran con la Dublín Pass). Aquí os dejo la web oficial.

3. Parque St Stephen Green

El parque St Stephen’s Green está situado en el centro de la ciudad en uno de los extremos de la famosa calle Grafton Street y, si tenéis la suerte que el tiempo os acompaña, verás a infinidad de gente sentada en sus jardines haciendo un picnic, disfrutando de algún refresco o tocando algún instrumento. El ambiente es brutal. 

En este parque de estilo georgiano, podréis ver varios estanques de patos y cisnes, estatuas dedicadas a grandes personalidades del país (incluso hay una de Arthur Guinness) y si lo visitáis en primavera, se llena de tulipanes de colores.  

En la entrada al parque hay una puerta en forma de arco, que es un memorial en conmemoración a las víctimas de la segunda guerra de los Boers. 

4. Catedral San Patricio

Tanto la catedral de San Patricio como la Christ Church forman parte de la Iglesia de Irlanda siendo la de San Patricio la más grande de las dos.  

Esta catedral de estilo gótico impresiona tanto por fuera como por dentro ya que cuenta con varios bustos de diferentes personajes célebres del país, una cripta del siglo XII, impresionantes vidrieras y una pila bautismal de la época medieval. 

La entrada cuesta 8€ pero entra dentro de las atracciones a ver con la Dublín Pass. 

Cuentan que fue construida encima del pozo donde antiguamente el santo bautizaba a los paganos para convertirlos al cristianismo. 

5. Christ Church

La catedral de la Santísima Trinidad también pertenece a la iglesia de Irlanda, es la sede del arzobispado de Dublín y la más antigua de las dos. Construida en 1028 por Sitric, Rey Vikingo de los escandinavos en Dublín, esta catedral tiene en su interior una de las criptas medievales más grandes del Reino Unido

La entrada a la cripta cuesta 10€ pero también entra con la Dublín Pass. 

6. Dublinia 

Situado justo al lado del Christ Church, Dublinia es otra de las principales atracciones de Dublín. Es un museo sobre la recreación histórica de la ciudad en el que te cuentan, mediante tres salas interactivas, toda la historia vikinga y medieval de Dublín. 

La entrada cuesta 15€ pero también entra con la Dublín Pass 

7. O’Connell Street y Grafton Street; las calles más famosas de Dublín

La calle O’Connell va desde el inicio del río Liffey hasta el Monumento Parnell y se podría considerar la arteria principal de la ciudad con aceras enormes y principales comercios. También es donde están todas las paradas de autobús, la famosa espiral y la oficina de turismo donde puedes adquirir la Dublín Pass

Grafton Street es la calle peatonal y de tiendas más importante de Dublín. Es una calle con mucho ambiente, muy bulliciosa y llena de gente de shopping.

8. Castillo de Dublín

En pleno centro de la ciudad, otro de los imprescindibles a visitar es el castillo de Dublín. Aunque hoy en día se utiliza para celebrar recepciones de Estados o es utilizado como salas para conferencias, en su día fue un gran asentamiento vikingo, después convertido en fortaleza militar y finalmente y durante muchos años la residencia Real

La entrada es de pago, cuesta 8€/persona aunque entra también con la Dublin Pass. 

Aquí os dejo la web con todas las opciones que tenéis aunque no suele ser necesario cogerlas con antelación ya que no suele haber cola para entrar. 

9. Merrion Square y las famosas puertas de colores 

Merrion Square es otro de los parques del centro de la ciudad que alberga la famosa estatua de Oscar Wilde. En sus inicios, este parque era privado y únicamente lo utilizaban los vecinos de alrededor hasta que en 1974 fue convertido en un parque público.

En el sudeste del parque, bajo una montaña de césped, se alberga un refugio antiaéreo que se construyó en la segunda guerra mundial para albergar a más de 1.000 personas de los ataques que sufría la ciudad.  

Las numerosas casas de estilo georgiano que rodean al parque y que actualmente son conocidas por sus puertas de colores, eran antiguamente de familias muy pudientes y de famosos con cierta relevancia cultural (George Russel y Oscar Wilde vivieron ahí). 

Hoy en día es un lugar muy habitual para sacarte unas cuantas fotos hasta completar el color del arcoíris. 

10. Estatua Molly Malone 

La estatua de bronce de Molly Malone es otro de los iconos de la ciudad. Cuenta la historia de una mujer que supuestamente vivió en el siglo XVII de origen muy pobre con dos vidas paralelas para poder ganarse la vida: pescadera de día (de ahí el carro que empuja en la estatua) y prostituta de noche. Molly Malone es tan icono para la ciudad que posteriormente incluso le hicieron una canción que se convirtió en himno Irlandés. 

Antiguamente la estatua de Molly estaba ubicada en Grafton Street pero debido a las obras del tranvía la trasladaron a su ubicación actual: delante de la iglesia de St Andrew ‘s. 

Dicen que tocarle los pechos es símbolo de buena fortuna

11. Ha’penny Bridge y Río Liffey

Ha’penny bridge construido en 1816 es el primer puente peatonal sobre el río Liffey que permitió a los dublineses cruzar por primera vez de forma terrestre ambos márgenes del río.  

Fue Willian Walash, propietario de la empresa de barcos que llevaba hasta entonces a los dublineses de un lado a otro del río, el que decidió construir este puente al que inicialmente llamaron Wellington Walash. 

Como éste cobraba a los peatones por cruzar el puente lo mismo que con sus barcas (medio penique), terminó por quedarse con el nombre Ha´Penny Bridge. 

Durante una época los dublineses y los turistas utilizaban este puente para poner sus “candados de amor” hasta que en 2012 el ayuntamiento decidió quitarlos debido a que el peso de los mismos estaba llevando al puente a numerosos daños. Desde entonces, cada año se quitan todos los candados puestos en el puente.  

12. Museo Guinness Storehouse

Si os apetece adentraros en la historia de la famosa cerveza Guinness tan típica de Irlanda; os recomiendo visitar su museo interactivo Guinness Storehouse, a nosotros nos pareció increíble. 

La entrada básica cuesta 31€ y os entra tanto la visita al museo interactivo donde os cuentan toda la historia de la cerveza (dura 1h más o menos) como una degustación de una pinta de cerveza Guinness en su terraza Gravity Bar, un rooftop con una panorámica increíble a toda la ciudad. 

Recordar que con la Dublín Pass la entrada al museo Guinness está incluida

Para llegar puedes ir bien andando desde el centro (unos 30 minutos) o coger un Luas (tranvía) que tiene una parada justo al otro lado del río. 

13. Phoenix Park 

Phoenix Park, situado a 3km del centro, es el parque más grande de todo Dublín y el parque cerrado más grande de Europa con sus más de 700 hectáreas de superficie (unas dos veces el Central Park de Nueva York). 

Tienes opción de alquilar una bici en la entrada del parque para poder recorrerlo entero ya que andando os llevará bastantes horas. 

Lo que no os podéis perder en el parque es:

  • La columna de Phoenix 
  • Las familias de ciervos que habitan en el parque (unas veces que muy fácil verlos porque están en la entrada y otras tienes que buscarlos) 
  • El zoo de Dublín 
  • El monumento Wellington, un obelisco de 62 metros 

La entrada al parque es gratuita y está abierto 24h y para llegar tenéis dos opciones: 

  • Con el luas y bajarte en la parada Museum y andar 10 minutos hasta la puerta de entrada 
  • En autobús con las líneas 26 y 69 (cada 15 minutos) que te deja justo en la puerta de entrada al parque. 

14. Destileria whisky Jameson

La antigua destilería de Whisky Jameson, ubicada en el centro de la ciudad, está hoy en día reconvertida en un museo pero durante más de 200 años fue el sitio donde elaboraban y producían el famoso Whisky irlandés Jameson. 

El museo no es muy grande y tiene un precio de 25€/persona (con cata incluida) aunque entra con la Dublín Pass. Aunque si no quieres entrar al museo puedes verlo por fuera y entrar a un bar/restaurante muy chulo con miles de botellas expuestas en sus paredes a modo de decoración 

15. Cárcel de Kilmainham 

La antigua cárcel de Kilmainham, inaugurada en 1796, es hoy un museo con mucho significado para los irlandeses ya que, entre sus paredes, vivieron encarcelados muchos de los personajes implicados en la lucha por la independencia de Irlanda

En la visita puedes ver todas las celdas y las zonas comunes donde vivieron durante muchos años los presos y también los lugares donde finalmente muchos de ellos fueron ejecutados. 

En la cárcel convivieron tanto hombres como mujeres y niños y los inviernos eran muy duros ya que las ventanas no tenían cristales y las celdas solo se iluminaban gracias a una tenue luz de vela.   

La cárcel de Kilmainham cerró sus puertas en 1924 y el último preso en salir fue Eamon de Valera que más adelante, en el año 1959, se convertiría en presidente de Irlanda. 

La entrada a la cárcel cuesta 8€/persona (incluye una visita guiada) y no está incluido dentro del Dublín Pass.

Mapa con las principales atracciones de Dublin


Una respuesta a “15 cosas que ver en Dublín ”

  1. […] Si quieres saber qué ver en Dublin y que cosas no te puedes perder, os invito a leer este POST. […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.